El asesinato más antiguo de la historia

Arqueología

Santi García (27/02/2019 00:15)

Hace 141 años fue descubierta la tumba en la que, según el registro arqueológico, fue enterrado un hombre relacionado con la realeza; algo así como una especie de príncipe. Los restos del inhumado fueron datados por radiocarbono a través de más de un centenar de pruebas radiológicas (C-14) y tras los estudios correspondientes se llegó a la conclusión de que procedían de un ser del 3.846 antes del presente (importante distinción), situándolo en la Edad del Bronce Europeo. Muchos fueron los que intentaron deducir las causas de la muerte de este magnicidio y nadie pudo aportar dato fehaciente y concluyente... hasta hoy.

La tumba fue hallada en Leubingen, en el estado federado de Turingia, y en un principio fue datada en el 1940 aC. Un equipo de forenses, en colaboración con el equipo de excavación de la universidad de Berlín, ha descubierto las causas originales de la muerte.

Poco se sabe sobre la vida y la identidad de este «príncipe» de la Edad de Bronce. Sin embargo, un nuevo examen de sus huesos llevado a cabo por el historiador Kai Michael y el arqueólogo Harald Meller, experto en la cultura de la Edad de Bronce Temprana, ha revelado al menos una cosa: murió a manos de otra persona; lo que nos lleva a pensar en la posibilidad de un magnicidio con el objetivo de un cambio de poder por causas aún desconocidas.

Hablamos de un componente de la élite social por el contenido hallado en la sepultura: pasadores de oro, armas en bronce y elementos suntuales que lo relacionan directamente con alguien de la realeza.

Hablando de la importancia de su investigación, Michael señaló: «En última instancia, estamos tratando con los únicos restos conocidos de alguien directamente vinculado a la cultura del llamado Disco celeste de Nebra. Y, por lo que podemos afirmar, hemos encontrado evidencias del asesinato político más antiguo en Historia». El disco de Nebra fue hallado por saqueadores hace casi veinte años cerca de la ciudad de Nebra y se trata de la representación más antigua conocida de la bóveda celeste. De unos 3.600 años de antigüedad, su superficie azul verdosa contiene símbolos astronómicos de oro, lo que lo hace único por su composición.

Lo interesante de este estudio es que en el 2012 un grupo de forenses intentaron averiguar las causas de la muerte de este «príncipe», pero solamente localizaron heridas y contusiones compatibles con la vida, por lo que no fue concluyente. Pero hace poco tiempo se realizó un nuevo estudio en el que fueron localizadas 2 heridas incompatibles con la vida. Frank Ramsthaler, subdirector del Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Saarland, anunció: «Hemos podido verificar tres lesiones claras en los huesos. Probablemente hubo más lesiones, pero las tres que confirmamos eran letales. El arma homicida puede que fuera una daga cuya hoja tendría que haber sido de al menos 15 centímetros de largo». Muy posiblemente contra la pared y desgarrándole vísceras y tejidos vitales, tal y como demuestra la herida de seis milímetros de ancho y tres milímetros de profundidad en la undécima vértebra torácica.

Por su parte, El arqueólogo Meller detalló por su parte que una segunda lesión le partió el omóplato izquierdo y probablemente le causó lesiones graves en venas y partes de los pulmones, lo cual «sugiere un guerrero experimentado». Lo más interesante de esta última herida es que, con posterioridad, en época clásica, era consecuencia de una técnica usada por gladiadores, ya que era el lugar donde asestaban el golpe mortal a sus enemigos de combate.

Cada artículo publicado en «lareddelmisterio.com» es responsabilidad de su autor y del/de los responsable/s del canal en el que se publica. «lareddelmisterio.com» no puede garantizar la veracidad de la información publicada, ni se adhiere a ninguna opinión. «lareddelmisterio.com» únicamente se hace responsable de los artículos publicados con su firma. No obstante, no se publicará ningún artículo que vulnere ninguna ley vigente en España y, si se hubiese publicado por error o desconocimiento, será retirado inmediatamente en cuanto se tenga constancia.