El galeón fantasma

Misterios del mar

Santi García (25/04/2019 22:25)

Todos y cada uno de nosotros ha escuchado, al menos una vez en su vida, las historias de barcos fantasma que navegan a la deriva por el océano sin destino definido. Seguro que a todos y cada uno de nosotros en alguna ocasión le ha parecido ver la silueta de un navío al horizonte del mar. Lo que nunca habíamos pensado hasta este momento es que todas esas historias que nos habían contado, y que muy posiblemente habíamos catalogado como leyendas, son ahora ciertas. ¿No os pica la curiosidad? Indaguemos un poco en todo esto.

El Cano parece que, hasta que no se demuestre lo contrario, fue el primero en abrir las «rutas comerciales», el primero en dar la vuelta al mundo conocido, pero también fue el primero en perecer en el ansiado tornaviaje: es decir, volver sobre sus propios pasos. El intento les costó la vida a todos estos aventureros y no fue hasta 1565 cuando Miguel López de Legazpi y Andrés de Urdaneta hallaron una travesía viable a través de la corriente de Kuro-Shiwo. Con cinco naves y unos 350 hombres, el intrépido Legazpi atravesó el Pacífico en 93 días y pasó de largo por el archipiélago de las Marianas. El 22 de enero desembarcaron en la isla de Guam, conocida como la isla de los ladrones, y desde allí saltaron a la conquista de Filipinas. En nombre de la Corona Española, el navegante vasco tomó posesión de varias de las islas y fundó la ciudad de Cebú (1565), la primera piedra para la colonización de las Filipinas.

También en este año se puso en marcha la expedición del Galeón de Manila, que conectaba Acapulco con Manila, con la intención de llevar la plata que pagaría los salarios de los funcionarios que estaban destinados en Filipinas. Esta ruta era un objetivo claro para piratas y corsarios. En los 2 primeros siglos de existencia de esta ruta fueron atacados y naufragaron más de 30 galeones y se perdieron miles de vidas, así como grandes lotes de riqueza. Era tan peligroso este viaje que «Hubo un marinero que dijo que más valía morir una que muchas veces, que cerrasen los ojos y dejasen la nao ir al fondo del mar. Que ni Dios ni el rey obligaban a lo imposible» (Pedro Fernández de Quirós).

De entre todos los barcos que llegaban a puerto destacamos el galeón San José, que llegó en 1657 a México «convertido en un barco fantasma, sin nadie vivo a bordo. Probablemente todos murieron de peste». Son muchas las hipótesis que podemos tocar para intentar explicar este hecho: además de la consabida «peste», hemos de hablar de motines, asesinatos, vientos y ataques de piratas e incluso de animales marinos tales como ballenas o calamares gigantes.

Tenemos bastantes datos de los barcos que zarparon y nunca llegaron a su destino o que llegaron sin tripulación o apenas sin ella.

Según consta en la documentación que se conserva, la capitana San José zarpó de la bahía de Manila sobre el 30 de julio y llegó a Acapulco el 15 de marzo de 1657. El otro galeón de aquel año, Nuestra Señora de la Victoria, zarpó de Cavite el 17 de julio y llegó en marzo a las costas americanas, aunque no exactamente a su destino. Las autoridades de la Real Audiencia de Guatemala fueron informadas el 4 de abril de 1657 de que Nuestra Señora de la Victoria se encontraba a la deriva en las costas de esa región, con el piloto muerto y sin gente marinera para seguir el trayecto a Acapulco.

¿Qué es lo que les pudo pasar? Continuamos investigando este misterio.

Cada artículo publicado en «lareddelmisterio.com» es responsabilidad de su autor y del/de los responsable/s del canal en el que se publica. «lareddelmisterio.com» no puede garantizar la veracidad de la información publicada, ni se adhiere a ninguna opinión. «lareddelmisterio.com» únicamente se hace responsable de los artículos publicados con su firma. No obstante, no se publicará ningún artículo que vulnere ninguna ley vigente en España y, si se hubiese publicado por error o desconocimiento, será retirado inmediatamente en cuanto se tenga constancia.