El tío del saco

Una leyenda muy real

Santi García (18/07/2019 18:45)

A todos, cuando somos pequeños, se nos ha asustado con que si no nos portamos bien vendrá un señor y nos meterá en su saco para llevarnos y comernos vivos. Según los más escépticos e «historicistas» sólo es una leyenda para que los chavales se porten bien. Pero la realidad es bien distinta; al menos en lugares tan alejados como Almería, Cartagena o Barcelona. En tales casos podemos decir que esta «leyenda» es muy pero que muy real. En el presente artículo vamos a centrarnos en la ciudad portuaria de Cartagena para, desde ella y en un futuro, analizar más casos repartidos por toda España.

Nos situamos en el 24 de enero de 1924, un día como otro cualquiera salvo por un pequeño dato: ese día ingresa en el Santo y Real Hospital de Caridad un niño de unos 8 o 9 años de edad con heridas en brazos y piernas, además de moretones en el rostro y heridas en el labio superior. Los médicos que lo atendieron pueden constatar, además, que le falta carne en la pierna derecha.

El niño vivía en la Cuesta del Batel (a escasos metros del puerto) y él mismo contó que «apareció un hombre joven, vestido de negro, con botas y sombrero del mismo color, afeitado y com un bigote recortado, aspecto regular y manos de señorito».

Este hombre le propuso darle 2 reales a cambio de un recado y fueron a la zona del castillo de San Julián (una de las baterías de defensa de Cartagena), donde el niño fue atacado por este hombre de negro, quien le mordió el labio y empezó a succionarle sangre. No contento con esto, cojió un cuchillo y le cortó un trozo de carne en la pierna derecha que empezó a «degustar» delante del chico. De un empujón, el niño pudo huir de él y se refugió cerca del castillo. Un pastor lo encontró y lo llevó rápidamente al Hospital de Caridad, donde pudieron salvarle la vida.

Este hecho convulsionó la vida de Cartagena, pues acontecía pocos años después de que desde la ciudad partiera hacia A Coruña un ataúd que, según dicen los más ancianos, llevaba dentro un vampiro. Se organizaron durante meses batidas para localizar a este «hombre de negro», pero nunca más se supo de su existencia. Lo que sí podemos decir es que a partir de este momento nace la leyenda de «el tío del saco», quien se llevaba a los jóvenes que no se portaban bien para desangrarlos vivos y beberlos aun estando conscientes...

¿Habéis sido buenos?

Cada artículo publicado en «lareddelmisterio.com» es responsabilidad de su autor y del/de los responsable/s del canal en el que se publica. «lareddelmisterio.com» no puede garantizar la veracidad de la información publicada, ni se adhiere a ninguna opinión. «lareddelmisterio.com» únicamente se hace responsable de los artículos publicados con su firma. No obstante, no se publicará ningún artículo que vulnere ninguna ley vigente en España y, si se hubiese publicado por error o desconocimiento, será retirado inmediatamente en cuanto se tenga constancia.