CoVid19: la epidemia del siglo XXI

Coronavirus

Santi García (27/03/2020 10:50)

En estos días estamos luchando contra algo que nunca hubiéramos pensado que sucedería y que se nos escapa. El CoVid19 ha cambiado nuestras vidas y desde luego no es la primera pandemia a la que se ha enfrentado la humanidad en su historia, pues, no en vano, en los últimos 300 años se ha registrado al menos una pandemia cada siglo (peste negra en el siglo XVII, malaria en el siglo XIX o gripe española en el siglo XX).

Pero si nos sorprende cómo ha calado este virus en nuestra sociedad, más nos sorprende conocer el hecho de que hay otros coronavirus mucho más letales.

Siguiendo a Ismael Mingarro, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Valencia, en un reciente estudio, podemos arrojar un poco de luz sobre el resto de «coronavirus».

La historia de los coronavirus como agentes patógenos en humanos se remonta a mediados de los años 60, cuando se aislaron por primera vez a partir de muestras obtenidas del tracto respiratorio de adultos con síntomas de resfriado común. Estos virus, que pertenecen a la subfamilia Orthoviridae dentro de la familia Coronaviridae del orden Nidovirales, deben su nombre al hecho de tener una forma esférica de la que sobresalen unas espículas que les dan la apariencia de una corona (por semejanza a la corona solar).

En la actualidad se conocen siete tipos de coronavirus que infectan humanos, cuatro de ellos (HCoV-229E, HCoV-OC43, HCoV-NL63 y HCoV-HKU1) son muy comunes y algunos de ellos están presentes en el resfriado común junto a otros agentes patógenos como los rinovirus, por lo que se estima que una proporción muy alta de la población ha desarrollado defensas frente a ellos estando mayoritariamente inmunizados. Además de estos cuatro coronavirus, han aparecido de forma más reciente otros tres.

El primero de ellos en aparecer fue el virus SARS-CoV (síndrome respiratorio agudo severo), que generó un brote en el sur de China en noviembre del 2002 e infectó a más de 8.400 personas en 26 países de Asia, Europa y América, en los que hubo algo más de 800 muertos, lo que supuso una letalidad del 9,6%.

En 2012, apareció el virus MERS-CoV (síndrome respiratorio del Oriente Medio). Desde el punto de vista genético es un primo lejano de SARS-CoV con el que comparte aproximadamente el 80% de su genoma, que se extendió a 27 países de Asia, Europa, África y Norteamérica infectando a menos de 2.500 personas pero de las que murieron más de 850, lo supone una tasa de letalidad del 34,5%.

El menor número de personas infectadas en esta epidemia se debió fundamentalmente al bajo índice de contagio del virus entre humanos, y probablemente también a su elevada letalidad, dado que el virus al matar al hospedador reduce su propia capacidad de diseminación. Cabe mencionar que en 2015 hubo un brote de MERS-CoV en Corea del Sur originado por un viajero que visitó Oriente Medio, siendo éste el brote más relevante de la enfermedad fuera de Oriente Medio desde la epidemia de 2012.

En diciembre de 2019 se reportó la aparición del más reciente de los coronavirus que infectan a humanos, el CoVid19 en Wuhan, China. A 22 de marzo, con más de 300.000 casos confirmados de la enfermedad Covid-19 en 167 países y más de 13.000 muertos, se ha convertido en una pandemia sin precedentes.

Los números nos indican que SARS-CoV-2 es extraordinariamente eficaz en la transmisión entre humanos probablemente debido a su tiempo de incubación (14 días), lo que le proporciona una gran transmisibilidad presintomática y muy poca mortalidad.

Esperemos que esta guerra, que algunos la consideran como la III Guerra Mundial, la ganemos cuanto antes todos juntos... y separados.

Cada artículo publicado en «lareddelmisterio.com» es responsabilidad de su autor y del/de los responsable/s del canal en el que se publica. «lareddelmisterio.com» no puede garantizar la veracidad de la información publicada, ni se adhiere a ninguna opinión. «lareddelmisterio.com» únicamente se hace responsable de los artículos publicados con su firma. No obstante, no se publicará ningún artículo que vulnere ninguna ley vigente en España y, si se hubiese publicado por error o desconocimiento, será retirado inmediatamente en cuanto se tenga constancia.